16.8.11

- 2009 - RAMÓN URBÁN/Exposición del 19 Mayo al 30 Junio/GALERÍA KREISLER.Madrid.


593 RECOLECTOR DE VIENTOS 120x120
Técnica mixta-madera. 2009
Coleccción particular.







La finalidad del arte
es dar cuerpo
a la esencia secreta de las cosas,
no copiar su apariencia.

Aristóteles





566 PERSIGUIENDO SUEÑOS XV 120X30
Técnica mixta madera. 2008
Colección particular/Madrid.



                        
      
                   
                           567 PERSIGUIENDO SUEÑOS XVI 120x30
                            Técnica mixta-madera. 2008
                              Colección particular/Madrid.





575 BANDERAS DE NADIE IX 80x80
Técnica mixta-madera. 2008

Colección particular/Madrid.


576 BANDERAS DE NADIE X 80x80
Técnica mixta-madera. 2008

Colección particular.



E28 RECOLECTOR DE SUEÑOS XXVIII 166x52
Técnica mixta-hierro-madera. 2008
Colección particular/Francia.



594 TRATADO DE SOMBRAS I 76X56
Técnica mixta-papel-madera. 2009
Colección particular/Miami.



595 TRATADO DE SOMBRAS II 76X56
Técnica mixta-papel-madera. 2009
Colección particular/Miami.



ALGUNAS IMÁGENES DE LA EXPOSICIÓN.




















HOSCA LÍRICA
 Texto de Tomás Paredes publicado en el diario La Vanguardia con motivo de la exposición. 7 de Junio de 2009.


Enlace al artículo en La Vanguardia.
TOMÁS PAREDES
Los dadaístas primero y luego, con fruición, Pablo Picasso y su entorno nos enseñaron a pintar con papeles, cartones, maderas, esquejes de realidad; con otras materias que no eran óleo, tiza, sanguina, aguada o barra de pastel. Más tarde los povera llevaron esta dinámica a los extremos, exaltando los despojos de la miseria, sublimada por el Tàpies más radical.
Ramón Urbán pinta con maderas, con segmentos de chapas, cuerdas, listones y otros elementos orgánicos o minerales, en amplia e insistente gama de ocres, sin bajarse del tren de la pintura.
Cabe recalcar que en nuestro informalismo reciente hay pintores con maderas que tienden a los escultórico, tal Lucio Muñoz; potros, aun exhibiendo volumen, son pictoricistas, el más exquisito Farreras, y otros cercanos y distintos, como Paco Rojas o Urbán, que ha ido depurando su lenguaje con particularidad y hondura. Y un recién llegado, Pepe Humanes, que invita a otras perspectivas, frescas, sugerentes, renovadoras.
Una selección de obras, de entre el 2008 y el 2009, que pueden verse hasta el 30 de Junio, nos presenta a un creador con gusto, con sentido de la composición y equilibrio. Sensible y sensitivo, poniendo alas al oficio, con solvencia.
No es puro constructivismo, ni manifiesta abstracción -podría parecer una serie de instrumentos musicales o astrolabios-: huye lo referencial, pero anida en una hosca lírica, de magnética atracción.
Ramón Urbán, nacido en Elx en 1958, inicia su labor expositiva en 1980 en su ciudad natal, y expone más tarde en Alicante, Barcelona y Madrid. Ha participado en importantes colectivas nacionales y ferias internacionales, como Art Miami, Art Bassel, Estampa y Art New York. En 1983 obtuvo el premio Eusebio Sempere.
¿Qué distingue esta propuesta artística que lanza el artista? Su naturalidad, su ductilidad, su armonía, su belleza. Urbán ha depurado su lenguaje y con, a veces, toscos vestigios materiales, construye poemas de sobria claridad.
Cuanto más sencillo más intenso, cuanto más ascético más profundo, cuando más loco más cuerdo.
Se trata de una suerte de cartografías de la memoria con epidermis telúricas donde se posa el paso del tiempo y sus avatares.
En el catálogo, sólo un apotegma de Aristóteles: "La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no copiar su apariencia". En los títulos de las obras expuestas, se aporta mucha información sobre su contenido: Recolector de sueños, Cazador de memorias, Tratado de sombras, Paisajes imaginarios...
Un claro anhelo de asir la realidad de un fantasía universal ataviada de cantos suburbiales con sordina.



-



KREISLER PRESENTA A RAMÓN URBÁN
Texto de Borja Salazar Bengoechea, publicado en la revista digital CLAVES DE ARTE.
21 de Mayo de 2009.

Enlace al artículo en la publicación.
BORJA SALAZAR BENGOECHEA
Tras 10 años desde que expuso por primera vez en la galería de nombre estadounidense, el ilicitano Ramón Urbán llena un espacio hasta hace poco habitado por los objetos y esculturas de Francisco Pazos, realizando un paso de transición hacia la pared, ya que aun siendo escultor -hay dos esculturas exentas con forma de portería, aro de juego de pelota azteca- siente la necesidad de crear en forma de relieves. Realizados en madera, dan una tremenda sensación metálica por el papel pintado que parece simular la oxidación de manera muy limpia.

Las formas -sin entrar en el famoso debate de construcción/composición- son marcadamente geométricas. Aunque a primera vista, parecen relieves cuadrados y rectangulares, una mirada más concienzuda revela sensuales curvas de concavidad y convexidad casi imperceptibles, de donde emergen discos y cilindros perfectamente insertos, los tenues y sobrios tonos ocres y azules, junto lo anteriormente citado, sugieren una dimensión mitológica moderna del relieve con la influencia del orden arquitectónico griego, en fusión con la vertiente minimalista, pero de una manera más salvaje. Podríamos estar ante una composición "moderna", rusa, de hace 90 años o ante un objeto milenario, tribal, atemporal o totémico.

Podrá verse en la Galería de Juan Kreisler, calle Hermosilla 8, hasta el 30 de Junio, para después cerrar la temporada con pintura de la mano de Carla Querejeta.